Saltar al contenido

Terminé la universidad, ¿y ahora?

Nos han dicho que el ciclo educativo es el siguiente:

  • Educación primaria
  • Educación media-superior
  • Educación superior
  • Mundo laboral.

Si lo deseas, puedes hacer un posgrado, en ocasiones y dependiendo de la parte del mundo en donde te localices, un posgrado es la puerta de entrada a más beneficios económicos dentro del mundo laboral.

Pero, ¿qué sigue después de la universidad?

¿Por qué me da miedo salir de la universidad?

Durante el tiempo como estudiantes universitarios, parte de la motivación que se ofrece durante la carrera es la promesa de un futuro brillante, imágenes de recién licenciados obteniendo un buen trabajo inmediatamente después de graduarse. Sin embargo, esto no es del todo así, pero no descartamos que sí suceda.

Entonces, al no ver ese futuro exitoso, podemos experimentar la depresión post-universidad:

La psicóloga Aurora Toranzo, explica que la depresión post-universidad manifiesta síntomas como la fatiga, la falta de motivación, incertidumbre, la sensación de que la persona no vale nada, porque sienten que no pueden encontrar trabajos o crear relaciones significativas, aumento de los niveles de ansiedad, o aburrirse con el trabajo o la vida social, como resultado de una sensación de fracaso.

Esto se debe al cambio radical de rutina, y como ya se mencionó, a las expectativas puestas sobre nuestro futuro. También, la incertidumbre de buscar y encontrar un empleo, nos puede hacer caer en la procrastinación, sobretodo si no tenemos objetivos claros y definidos.

Quizá como recién graduado tengas que enfrentarte a la culminación de la tesis o algún otro trámite escolar que retrase tu entrada al mundo laboral. Quizá fuiste mas precavido y terminaste todos tus trámites a tiempo; sin embargo, algo que puede seguir frustrando ambos escenarios es el observar las vacantes laborales.

Que si ciertos conocimientos, que si los años de experiencia, que si mil requisitos más. Y si comenzamos a acudir a entrevistas laborales que no resulten exitosas, también es posible que lleguemos a experimentar síndrome del impostor.

¿Cómo lidiar con este estrés?

Primero, es importante que sepas que es completamente normal experimentar estas sensaciones. El cierre de tu vida universitaria es el fin de un ciclo, y la mayoría de las ocasiones, es uno de los más importantes que vivirás. Pero, tampoco puedes quedarte estancado en eso, tienes que apoyarte de quienes te acompañan y seguir tu camino.

Seguramente tus compañeros se sienten igual que tú, ¡no se abandonen!

La creación de nuevas rutinas nos puede ayudar a pasar el rato.

  • Termina todo lo que tenga que ser terminado para la escuela. No dejes ningún trámite volando.
  • Puedes retomar un hobbie, o bien, iniciar con alguna actividad que siempre habías querido.
  • Cursos: de idiomas, relacionado con tu carrera para profundizar en algún tema, o de un tema distinto a lo que estudiaste.
  • ¿Especialidad? Claro que es una posibilidad y dependerá mucho de lo que estudiaste. Por lo regular, las especialidades son cortas, y como su nombre lo dice es para enfocarte en algún tema en específico.
  • ¿Maestría? También es una opción, pero pon la balanza: ¿experiencia laboral o especializar mi profesión?
  • No se platica mucho y sabemos que todos, todas y todxs tenemos metas y necesidades distintas, pero el año sabático puede ser una opción también. Tomarlo como tiempo de descanso, sin dejar de lado que podemos (& tenemos que) asentar ciertas ideas/expectativas sobre nuestro futuro.
  • Trabaja tus expectativas. No esperes el super sueldo de la vida en tu primer empleo, pero tampoco regales tu trabajo. Investiga el mercado y el salario mínimo, así como la ley federal del trabajo 😉 No tengas miedo de aceptar becarías o trabajos temporales, todo suma.
  • ¿Emprender? ¿Freelancer? Realiza tu investigación. Emprender o ser freelancer puede ser complicado, más no imposible, además de que hay profesiones en las que es más conveniente trabajar para una empresa.

Recuerda que es válido no tener un empleo al segundo de haber egresado. Reconoce tu esfuerzo por haber cursado tu licenciatura, y tómalo con calma.

Si aún así, deseas platicar sobre tu sentir en un espacio profesional, no dudes en concretar una cita con alguno de nuestros profesionales a través de nuestras distintas redes sociales, o en la caja de comentarios aquí debajo.

2 pensamientos sobre “Terminé la universidad, ¿y ahora?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *